18 de septiembre de 2017

BUZIOS



Capítulo I


La verdad siempre relumbra cuando ya se ha ido todo el mundo. Después de tres años, tres meses y tres semanas de la carta conclusiva, el reportero la vió entre el gentío de la avenida San Juan.
Estaba sola, parada, elegante, meneando el flequillo como un tips que podría distinguir a muchos metros de distancia. Mientras vacilaba en aproximarse, llegó un hombre. Un tipo de lo más estándar. Arreglado y con paso resuelto. Ella le otorgó un atisbo de enamorada. El la observó con devoción. El periodista sospechó que el individuo podría ser un compañero del juzgado. La notó feliz. Ella lo besó en la boca y marcharon como tejiendo un pasaje hacia las escaleras del subte. No quedaron dudas, el lenguaje de la verdad es siempre sencillo.

El periodista atónito diferenció sobre los hombros de la mujer la cartera Prune azul marino, la misma en la que encajó con furia un portarretratos con una foto de Buzios, el cepillo de dientes y un pedazo del periodista que moría ineludiblemente.
Él sabía que al dejarla ir perecía algo que solo compartía con ella. Al soltarla se perderían horas atesoradas que ya no regresarían. Exhaló muy pausadamente. Los observó con sus propios ojos y supo aceptar el dolor y el fracaso. «Espero que la haga feliz», pensó. Durante años prefirió una locura que lo ilusione a una verdad que lo tumbe.

Bajó por Humberto Primo, se perdió entre la gente y al llegar al departamento de Virrey Ceballos, su mujer lo sorprendió en el hall. Al entrar fue directo a la cocina, buscó su taza y esparció dos cucharadas de café con un sobre de azúcar, lo mezcló y lo mezcló a un ritmo maquinal mientras una gota auxiliaba el batido. Su mujer le preguntó si estaba todo bien. El respondió que sí al tiempo que acariciaba a Daryl, su bichón boloñes. Miró la pantalla del celular y repitió en silencio: «tiempo, constancia, dignidad». La dignidad de no volver a escribirle. La dignidad de no humillarse ante uno mismo.

- Me separaron de la sección política.
- Bueno, ya estabas medio podrido de esas sesiones, o ¿no?
- Si, en sociedad está Edith que la tiene atada. Es más llevadero, además vamos a poder viajar.
-  ¿Las vacaciones quedan igual?
- Sí, sí. Hoy hablé de la guita y de eso justamente.
- Bueno, amor. Va a salir todo bien. Mi hermana va a cuidar a Daryl cuando vayamos a Buzios.




16 de septiembre de 2017

MANUAL DE PERDEDORES 16-09-17



FM 107.1 


Manual de perdedores | Sábado 16 de septiembre

Programa Aniversario. Abrimos con un breve recorrido de los primeros 50 programas. Conversamos con nuestra amiga y colega Natalia Cardillo. Nos visitó Carolina André, actriz y directora de la obra de teatro «Honorio». Nos contó cómo fue pasar de la actuación a la dirección, la puesta en escena y la construcción de los personajes.
Carolina derramó sus dones actorales al aire y nos regaló un personaje increíble en un relato escrito por Pablo Mereb fundando el radio teatro de MDP.

Con la participación de Susana Cordoba y canciones de Palo Pandolfo, Lou Reed, Charly García y Neil Young festejamos nuestro primer año entre porciones de torta y velitas con “Mar de fueguitos” de Eduardo Galeano para concluir con el capítulo 50 de este globo de emociones.




PODES ESCUCHAR EL CAPITULO 50
ACÁ


15 de septiembre de 2017

¡CUMPLIMOS UN AÑO!



Hace un año, resolvimos emprender un programa de radio que discurra sobre libros y escritores. Manual de perdedores cumple su primer año y estamos felices de formar parte de la familia Zoe 107.1.
Gracias a los oyentes que nos escuchan cada sábado, a Patricio Fazio por confiar en el proyecto, a Maxi Besana por la operación técnica y su amistad, a Pablo Fazzari por la locución en la artística, a nuestros colegas de la radio por el apoyo desde el primer día y a los músicos, poetas y escritores que nos visitaron y entregaron sus palabras.

 ¡Vamos por más, gracias por todo! Mañana desde las 11 am. Gran festejo Gran…



10 de septiembre de 2017

MANUAL DE PERDEDORES 09-09-17


FM 107.1 



Manual de perdedores | Sábado 9 de septiembre.

Literatura, poesía, jazz y funk en la mañana de sábado. Abrimos el programa con el prólogo de “Imágenes finales de Irene a Contraluz” de Hernán Casabella escrito y leído por el gran Pablo Mereb. 
Nos visitó el bajista Leonardo Duran para hablar de músicos y discos de acid jazz, funk y soul. Conversamos de sus libros favoritos, de su paso por Resistencia Suburbana, Bairoletto y la Casa Grande. Nos ilustro sobre la vida y obra de Tim Maia y Herbie Hancock.
 El cierre con Hernán Casabella que respondió un cuestionario sobre su nueva obra y la canción de Keith Richards "Goodnight Irene" para anticipar lo que vamos a vivir esta noche en En Terapia Resto. Bar Cultural y concluir con el capítulo 49 de este globo de emociones llamado Manual de perdedores.




PODES ESCUCHAR EL CAPITULO 49

3 de septiembre de 2017

MANUAL DE PERDEDORES 02-09-17



FM 107.1 



Manual de perdedores | Sábado 2 de septiembre.

Abrimos el programa con el pedido de la aparición con vida de Santiago Maldonado. En Literatura de todas formas hablamos de Samuel Beckett, un experimentador por excelencia y el afamado Jose Saramago quien empleó el punto con una milimétrica mesura.
Nos visitó Mariano Nieva, conductor de El Jardín de los Presentes con quien conversamos de rock y sus libros favoritos. Mariano dio cátedra sobre la literatura de Enrique Symns con audios atesorados durante años nos contó sobre la relación de Symms con el Indio Solari.

El cierre con una lectura de un post maravilloso de la escritora Giselle Aronson para concluir con el capítulo 48 de este globo de emociones llamado Manual de perdedores.



SI TE PERDISTE EL CAPITULO 48 PODES ESCUCHARLO


1 de septiembre de 2017

M'HIJO EL ACTOR



Los invito a ver la obra musical de Mariana Mastropietro: Mariana, la Princesa Ecológica
El único musical sobre el cuidado del medioambiente de la Calle Corrientes. Mariana, guiada por su corazón, intentará salvar la vida del Planeta Tierra.
Sábados de Septiembre a las 16 hs en el Teatro Porteño Avenida Corrientes 1630.

¡Actúa mi pequeño Gran Julián! 



30 de agosto de 2017

TE PIDO QUE ME BUSQUES




1.
El año pasado en el Nuevo Gasómetro al festejar el golazo de Blandi a Vélez brinqué en la tribuna como loco, me abracé a un hombre mayor que fue solo a la cancha y había conocido hacía unos minutos. Es lo que tiene la locura del fútbol. La tribuna es el único lugar donde abrazas gente que no conoces pero en medio del tumulto perdí de vista a July por unos segundos.
¡Unos segundos! ¿entendés? Me inculpé por gritar el gol y voltear hacia la derecha y no hacia la izquierda donde estaba Julián. Ausencias, distancias, minutos, segundos. Fue lo más cerca que estuve de sentir el pánico y la culpa de no saber dónde estaba mi hijo, de haberlo perdido por un desliz. Cuando lo vi me volvió el alma al cuerpo.

Nicolás Blandi
¡Tantas noches de caravana y mis viejos preocupados! No pasaba de algunas horas. Hoy es diferente, soy papá y no puedo dejar de pensar en los familiares y amigos de Santiago. ¿Cómo serán sus días desde el 1 de agosto? ¿Cuántas puertas habrán pateado? ¿Cuántos “no” habrán recibido? Nadie está a salvo en un mundo de injusticia. Hoy se reedita el miedo que concebí cuando me faltó mi hijo, el horror de no saber dónde estaba.


2.
Recuerdo el pavor que sentí al quedar demorado en la dirección de la escuela primaria. Una tarde de invierno el micro escolar se fue, yo me quedé dormido en el sillón de la directora. Ni Ana María, la maestra, ni Don Alfredo, el chofer, ni Rosalía, encargada de cuidarnos en el micro, vinieron por mí. A quienes nos comportábamos mal nos separaban hasta que acudieran nuestros padres a buscarnos. Mis compañeros salieron como todos los días y me gesticulaban al pasar. Yo no podía correr la mirada de la pared.

Se hizo de noche y seguía en el colegio. Mis viejos laburaban, yo no tuve en cuenta ese dato.
Recé en silencio y pedí que me busquen. Se cortaba el aire de la dirección y sentí culpa por portarme mal. “Ya no me van a querer más” pensé. Repasé todas las macanas y prometí no volver a cometerlas: No más burlas a la negra cuando mis viejos no me vieran, no más piedrazos en la siesta, ni tirar cohetes a los gatos y resolví dejar de hostigar a los cuises y a las ranas en cada inundación. Con ocho años había alcanzado cazar dos ranas. En mi sumario además contaba con el robo de nísperos y moras del patio de Doña Celia y tres fichas de metegol del pool de Tahuichi.

San Leonardo Murialdo
En la oficina privada de la Directora repasaba uno por uno los cuadraditos de cerámica tipo venecitas celestes, azules y grises y los enumeraba de arriba hacia abajo y de izquierda a derecha hasta llegar con mi requisa al perchero vacante al lado de la imagen del patrono del colegio, San Leonardo Murialdo, que me no quitaba el ojo de encima.

Consideré por la mirada de Murialdo que no sería digno de tomar la primera comunión. Siempre conceptué que la hostia me daría el coraje suficiente para ir hasta el colegio de mujeres, el San José, y declararle mi amor a una rubia dotada de una hermosura descomunal que viajaba con nosotros en el micro.

Pasada una hora (después lo supe) me vinieron a buscar. Lloriqueando envolví a mi viejo en un apretón como lo hiciera dos años después el cabezón Ruggeri a Diego al finalizar el partido con Inglaterra en el mundial de México. Estaba tan contento de verlos como aterrado por lo vivido. Mi viejo me fulminó con la mirada, mi vieja fue más indulgente. No preguntaron nada. Yo venía de una seguidilla que culminó con una penitencia prolongada. Alzaron la mochila en silencio, saludaron al sereno y nos fuimos.


3.
Luego de este repaso, como en la dirección de la primaria, ya no pido que vengan mis viejos a buscarme. Pido la aparición con vida de este muchacho, un artesano haciendo tatuajes y sensibilizado por una causa. Espero que desde el punto de vista de la psicología de las masas una desaparición forzada no provoque acostumbramiento. ¡Es un horror! Espero que no desandemos sobre los derechos conquistados y que el reclamo llegue adonde tiene que llegar. Pido la aparición con vida de Santiago Maldonado como así también para todas las personas desaparecidas en democracia. La injusticia hecha a uno solo es una amenaza dirigida a todos.
Buenas noches.



Santiago Maldonado