13 de diciembre de 2010

AUSENTE SIN AVISO






"Banquete de Pordioseros". Ilustración en tinta.

 






Villa Soldati. Una instantánea de la ausencia del Estado. Tres jóvenes muertos y el "negocio" de la vivienda social. Si el gobierno de la ciudad y el gobierno nacional fomentarían más empleo y créditos blandos - los bancos piden un ingreso de cinco mil pesos, la pregunta es: ¿Quién los gana? - se le acabaría el negocio a muchas organizaciones que lucran con la necesidad de la gente pobre.
Esta situación además dejó en evidencia que la falta de diálogo entre nación y ciudad nos deja en el medio de una puja de poder, que es caldo de cultivo para mirar de reojo al vecino de al lado. Fomenta la intolerancia.
Dejo clara mi posición: no estoy de acuerdo con la toma de terrenos, pero tampoco creo que los vecinos tengan que atenazar a nadie. Para eso están las fuerzas de seguridad.
Mostrar las diferencias a través de piedrazos nos hace retroceder a la era paleozoica. Ver dirigirse a la Presidenta de la Nación y al Jefe de Gobierno a la sociedad a través de conferencia de prensa tanto de un lado y como del otro me deja la sensación de ser un objeto de estudio en un laboratorio situado en el "centro", en los despachos, con sus netbooks y sus powerpoint, donde todo se cocina pero poco se ejecuta. 
Las tomas en Soldati dejarán de ser noticia y se hablará del gran hermano en una semana. Pero quedó instalada en nuestro barrio una sensación de soledad y desolación en relación a la ausencia del Estado y de una intolerancia que nos hace retroceder varios casilleros como sociedad.
Hoy la noticia es la ocupación del espacio público. Mañana la falta de vacantes en los colegios. El NO HOSPITAL de Lugano, el alto grado de desnutrición en la zona sur. La policía metropolitana que tanto nos sale pero que "nada puede hacer" según las palabras del Jefe de Gobierno de la ciudad.
La agenda va cambiando, pero la problemática es siempre la misma: el abandono, la falta de gestión y de una política habitacional a largo plazo acorde a cada barrio, a cada comuna.
Las bicisendas están muy bien, pero no son prioridad. Cuatro cuadras de subte en tres años es muy pobre en materia de obra pública. No obstante cada dos años en campaña la mayoría de los candidatos invocan el recurso de contarnos a los vecinos del abandono de los "postergados" barrios del sur.
Con lo acaecido en el parque Indoamericano están las pruebas de sobras de cómo funcionan los resortes del Estado, en este caso para mal. A partir de la no acción. 
Cualquier vecino que te cruzabas entre el martes y el jueves de la semana pasada te decía lo mismo: ¡que Cristina mande a la policía a desalojar porque la metropolitana no sirve pa´ ñaca!,  hoy escucho: ponen a Gendarmería a cuidar a los okupas de los vecinos, ¡estamos todos locos!
Para el jefe de gabinete porteño la vivienda nos convierte en ciudadano. Como en la Grecia antigua. Ciudadanos de primera, de segunda y de última como muchos de nosotros. Lo digo porque hace 16 años que alquilo y me siento ciudadano (a pesar de los dichos del jefe de ministros porteño)
En cuanto al gobierno nacional, diría que las elecciones se ganan en la urnas y no con la especulación que ya costó tres vidas.
Para terminar, quiero felicitar por el festejo en la plaza de mayo en el Día Internacional Derechos Humanos. Hubiese estado allí si no fuera por el clima que se respira en el barrio. Emociones mezcladas de abandono, de bronca y de impotencia. El año próximo habrá elecciones a presidente, jefe de gobierno, diputados y jefes comunales. Está en nosotros saber elegir.
Si un dirigente oportunista viene con la arenga de las carencias en Soldati y Lugano o se atribuye el mérito de la lluvia, no debe extrañarse que sus adversarios luego le hagan culpable de la sequía.












1 comentario:

  1. Malditos políticos. Hoy se pretende acordar con el Club de París una deuda en default de hace 8 años por seis mil millones de dólares. Con esa plata y a un valor de vivienda social de treinta mil dólares cada una se podrían construir 200.000 viviendas y solucionar el problema habitacional de 1.000.000 de personas, sin contar con lo que beneficia dicha suma destinada a un círculo económico virtuso. O las dos cosas, hoy el Gobierno Nacional descansa sobre una suma de dinero que le permite tanto el pago de la deuda como la construcción de vivienda social. Crisitina tiene la oportunidad histórica de solucionar un problema nacional y pasar a la historia, y porque no, parafraseando palabras peronistas a través de un plan quinquenal. Pero en la cancha se ven los pingos y en las desiciones macro políticas se ven las ideologías. Espero que tome la desición socialista de enserio, y no la pseudoprogresista discursiva. Phityas.

    ResponderEliminar