24 de diciembre de 2017

MADURAR HACIA LA INFANCIA



«Hay quien cruza el bosque y sólo ve leña para el fuego» 
Leon Tolstoi





No voy a mentir, no tengo que mentir. Ya sé la verdad. Me lo dijo mi mamá cuando estaba en segundo. Mi papá se enojó porque mi mamá me lo dijo poquitos días antes de Navidad. "¿Qué te costaba esperar unos días?" En la carta de segundo te pedí que ellos no peleen. Quiero dos muñecos, dos porfa. Uno bueno y uno malo. Si me traes uno solo me aburro. No hay lucha. Yo quiero que mis muñecos peleen. Mi mamá y mi papá no, como te pedí en segundo. Ah, ¡Estoy contento, ya no pelean!
En el boletín traje seis sobresalientes. La seño y la directora me felicitaron. Mi mamá y mi papá también. Mi papá escribe historias. Yo le pregunté si te escribió. Me dijo que sí. "Mi primera carta fue a Papa Noel". Te pidió un playmobil y el muñeco de Han Solo. ¿Se lo trajiste? ¡ja!

No sé qué más era… Ah, lo vi llorar en el cine. ¿Eso te lo puedo contar? Ya sé que no existís pero, bueno, serías como un amigo invisible. O no, mejor se lo cuento al padre José. Me confesé con el padre. En cuarto tomo la comunión. Mejor te lo cuento a vos. Sí. Mi papá lloró. Poquito, era una gotita nomás.

Él no me vio me parece, estaba con los lentes. Fuimos a ver "El Último Jedi". Estuvo buenísima. ¡La mejor película del mundo! Papá compró para 3D con un solo pochoclo. Comió más que yo. ¡Le iba a decir!... Lo del pochoclo no... Me explicó. Siempre me explica lo de la plata. No tenía para comprar dos. Le iba a decir lo de la gotita pero... sonrió también. Fue cuando Luke lo vio a Archu. Le pregunté cuando se secaba las manos en el coso que sale vientito... Faltaba poco para que termine la peli y me dieron ganas de lo segundo...

— ¿Pa, porque lloraste?
— No lloré...
— Sí. Vi la gotita...
— Ah, sí, eh... Cuando Luke lo miro a...

— ¿Te puso triste?
— No, hijo. Feliz, me puso feliz… Vamos que termina...

                                                                                ***

Luke volteó hacia su izquierda en cámara lenta. Allí estaba Arturito. Firme, como los amigos que están en línea cuando tu mundo se derrumba. Procuré que Valentino no me viera, me tapé la cara pero no lo pude evitar. Fue como revivir un abrazo de Ortega Sánchez con Perazzo. Arturito no le regañó nada: Los años de ausencia, las distancias forzadas por la coyuntura galáctica, ni las contradicciones de la trama. ¡Claro! Además de ser un androide, es un amigo. 
Pude ver el centello en la expresión del segundo robot más entrañable de mi infancia (el primero es Mazinger Z) en la pantalla del Cinemark. Fue como un chisporroteo imperceptible en la luz de su proyector holográfico. La última vez que los vi juntos en una sala fue en 1983 en el ex cine Gran Lugano. Pasaron treinta y cuatro años, los mismos años que nuestro país conquistó la democracia. 
El domingo fui consciente que no estábamos viendo una película más. No eran los Minions, ni los Vengadores. Allí estábamos paralizados y atentos en nuestras butacas. Padre e hijo forjando nuestra historia. Una película en estado presente. Descubrí el trapicheo de mi percepción escena por escena. ¡Con lo que me cuesta armar un full!


                                                                                ***

Observaba a Kylo Ren, el hijo de Han Solo, malmirado por su performance en el episodio VII y repasé ¿cuántos años residí atravesado por el lado oscuro? ¿De la fuerza? ¡No!, de una pulsión hacia una melancolía que me inmovilizaba en el tiempo. Kylo Ren mató a Han Solo atravesándole su sable laser. Yo maté al hombre que fui. Kylo es un niño herido. Creció con odio y allí reside su aparente poderío. Quise abrazarlo. ¡Estuve tan lindante a su actitud! ¿Cómo no entenderlo? 
Me acomodé en mi asiento y deduje que hoy estoy más cerca del tío macanudo que empuja a su sobrino a tomar vino con soda, guiña un ojo y sonríe exponiendo todas sus caries, que del niño lacerado, que perpetúa un reclamo en una repartición desprovista de mesa de entradas. Los tíos macanudos, especie en extinción, son como jedis mundanos que se esfumaron con los vecinos que pedían hielo, los piropos y las canchas de paddle. A veces pienso que somos sobrinos huérfanos de tíos retirados de largas mesas y parloteos familiares que se apagaron poco a poco y se encienden en la luz del chat del flamante iPhone modelo guachoguaresneik.  

                                                                                ***

Salimos muy felices del cine. Valentino compuso al tun tun unas alocuciones de los más disparatadas mientras retornábamos a casa. Es muy gracioso escucharlo fantasear. Prefiere los personajes que no hablan, le gusta montar su propio guión y conjeturar que expresarían si el imaginara el argumento. A Valentino los coloquios de conflictos de poder le cansan, porque no los entiende. Como esa gente que no exige saber de buena tinta cómo está concebida la Coca Cola pero la saborea de todos modos. Valen se llevó los lentes negros. Simulando ser ciego, clavó una imitación de Yoda memorable. No sabía si retarlo por el robo o reírme por el acting.

                                                                               ***

Con la saga de Star Wars descubrí que el cine es genial para transportarse hasta otros universos. Lo mismo que lograron Jack London o Stevenson en el campo de la literatura. George Lucas, el hacedor de las guerras de las galaxias, trazó sus "veinte verdades" starwarianas. 
Luke, en el episodio VIII, aprovechó el cambio de conducción  y resolvió dejar de lado los dogmas. Se retiró a un templo Jedi emplazado en una isla en medio del océano. Una especie de puerta de hierro con vista al mar donde meditar, acertar con el sentido de la vida y esperar la muerte. Allí fue encontrado por Rey, una padawan con afán de redimir el tiempo perdido. Rey trató de convencerlo para que abandone la isla y vuelva al ruedo espadachín. Luke, en un arrojo de enajenación prendió fuego los libros sagrados. ¡Se pudrió el rancho! 

Mientras rasgueaba estas líneas recordé al Skywalker de "A New Hope", un granjero indeciso y considerado con su maestro Obi Wan tan disímil a este Luke, experimentado y decidido, que le reconoció a Yoda que en su puta vida leyó los libros de la Orden Jedi. Luke, en una alegoría maravillosa, pateó el tablero, desenvainó su espada laser para iluminar el pasado con la luz del presente y partió sin bombos y platillos. 

                                                                               ***

Por lo antes expuesto, en un arresto de monomanía, decidí cometer mi acto de indisciplina navideña e interferir la carta de mi hijo:
Estimado Papá Noel, creo que me he portado bien el último año. Usted dirá. 
Le solicito me consigne sólo una caja de fósforos y una cuota de audacia. Resolví cauterizar mis libros para poder asumir nuevas enseñanzas. Desaprender lo aprendido. Esquivar los agravios. Madurar hacia la infancia, como el título de las obras completas de Bruno Schulz. Mis libros reales no se asarán en la hoguera. Quédese tranquilo. Sólo arderán en la fogata las hojas residuales con mis cicatrices rancias para transmutar en una rosa de cobre. Es por ello, camarada Santa y extendiendo el patrón del maestro Skywalker, espero que escuche mi recado y ansío acertar ésta medianoche con la cajita de fósforos y un fajo de bravura junto al árbol de Navidad. No sé qué más era… Ya sé que no existe, me lo dijo mi madre cuando estaba en tercer grado pero bueno... ver es creer, pero sentir es estar seguro.

                                                                            ***


— ¿Pa, me puedo poner los lentes?
— No, Valen. Te va a hacer mal a los ojos.
— ¿No se puede ver la calle 3D? — me dijo riéndose.
— No, no… Si, se puede – pensé.
— ¿Con los lentes?
— Con otros lentes. Son unos que se forman en el ojo.
— ¿Cómo?
— Claro, se desarrollan con los años. Cuando cumplas cuarenta vas a ver la vida en 3D.
— ¡Dale, Pa! Decime la verdad.
— La verdad es esa. A ver ¿Qué es ver en 3D?
— No sé, como en el cine, eso.
— Es cuando ves alto, ancho y profundidad — dije gesticulando con los brazos — Yo solo veía alto y ancho…
— ¿Y qué es la profundidad?
— La profundidad es… es ir como Luke hasta una isla, lejos de todo y descubrir cuál es tu misión en la vida.
— ¡Dale! ¿Eso es la profundidad?
— Sí, algo así. Esa experiencia te ayuda a ver en 3D sin los lentes.
— ¿Y vos, fuiste a una isla, pa?
—  Sí…
— ¡Ufa! Porque no me llevaste? ¡Qué malo!
— Estuve en un lugar, pero no como el de la peli. Cerré los ojos, así, concentrado y fui a una montaña… Me la imaginé…
— Cuidad… — alcanzó a decir Valen y me tropecé con una baldosa floja.
—  … y te vi a vos, me vi a mí y pensé: ¿cuánto hace que no miro una película…? Quiero decir que miro y pienso sólo en la película y... nada más.
— …
— La respuesta fue... Fue hace treinta y cuatro años.
— Pero pa, es un montón. ¡Con los minions te reíste!
— Sí, es verdad.
—  Yo cuando miro una peli... miro, como pochoclos, tomo coca...
— Por eso fui a esas montañas, para volver a mirar como a los nueve años.
—  No entiendo.

Paramos un taxi en Puerto Madero.
—  Buenas noches. Hasta San Juan y Entre Ríos, por favor.
—  Pa, no entendí – insistió Valen.
—  Cuando fui a esas montañas, sentí paz y entendí que para ver en 3D, primero tenía que vivir mucho, vivir cosas quiero decir. Llegar a los cuarenta, tranqui, y volver a mirar con los ojos del niño de nueve... que fui.

El taxista abrió los ojos y me miró por el espejo — ¿Tiene cambio, muchacho? — me preguntó con inquietud.
—  Sí, tengo — respondí
—  No entendí nada, pa. Te quedabas en los nueve y listo — comentó mi hijo y el taxista largó una carcajada — ¿tenés plata?, ¿me compras una coca? — pidió Valen mientras descendíamos del taxi y se calzaba sus lentes 3D.
— ¡Muchacho, muchacho!
— Si…
— ¿Ésta caja de fósforos es suya?

Tomé la caja, la observé dos segundos y le retribuí el gesto de gratitud con una guiñada de ojo al tiempo que le acomodaba la capucha a Valen. En ese instante, mientras el auto se retiraba, pensé que posiblemente los tíos macanudos no se extinguieron del todo, vagan por una galaxia cosmopolita montados en trineos albinegros con una proclama en su delantera que reza: Libre.





23 de diciembre de 2017

MANUAL DE PERDEDORES 23-12-17





ULTIMO PROGRAMA DEL CICLO
Solo palabras de agradecimiento, a toda la famila Zoe, a todos los escritores que nos han visitado e ilustrado con sus miradas siempre tan personales. También agradecer especialmente a Patricio Fazio por abrirnos las puertas de la radio y decirnos “chicos, me encanta la idea, para adelante”, así fue como durante 16 meses consecutivos vinimos cada sábado a hacer lo que más nos gusta de la mano de Maxi Besana en la operación técnica que hace que todo salga redondito al aire.
Esperamos que el 2018 traiga consigo una sociedad más equilibrada y más igual. Ese es nuestro deseo para éstas fiestas... Nos vemos en marzo ¡Salud!


Podes escuchar el programa 63 haciendo click ACA



22 de diciembre de 2017

EL ÚLTIMO CHUTE




La llamé a casa como todas las navidades (ella no se hubiese habituado a un teléfono móvil). Atendió la misma voz carrasposa de todos los diciembres. Esta vez, me expuso que conocía a alguien que podía ayudarme. ¿A mí? ¿Quién se cree que es?
La llamé como todas las navidades con #31# para que no sepa de donde llamo. Ya voy, ya voy. La llamé como todas las navidades porque… La voz de esa mujer usurpó la línea. Hace nueve años que atiende un teléfono que no es suyo. Debería haber una ley que impida utilizar un número que fue de otra persona. Es como si alguien de más o menos mí edad y mis rasgos físicos resulte el dueño de mi número de DNI.

La llamé porque lo paladeo segundo a segundo, hasta que llega el "ya le dije que aquí no vive ninguna..." porque hay un hálito, como el soplo precedente a otro ataque, el temblequeo, ese fárrago de placer y dolor, donde imagino que me ella me dirá: “Hola hijo, ya te voy a buscar”
La llamé porque de repeticiones vivimos, de repeticiones están concebidas las películas con fotogramas obedientes y mínimamente disímiles que al montarlos dan la idea de movimiento. Hace años que soy como esas representaciones incrustas, dopado, inanimado, fuera de foco. Soy sólo una idea de movimiento. Quiero arrojarme al siguiente fotograma pero la editora es muy celosa de su obra; censura mi propio film, mi propio largo (corto) metraje con una tijeringa en la mano. Es como mi propia Miguel Paulino Tato convertida en Super Saiyan Dios con guardapolvo celeste.

La llamé porque sé que nada transcendental puede pasar hablando por teléfono. ¿Qué tiene de malo que tintinee una campanilla? Salvo una llamada en el alba que comunica el peor desenlace. El resto de las cosas suceden al cortar.
La llamé porque sé que ya no responderá. La llamé porque hoy fue la última navidad en marcar 6225790. Voy extrañar esperar. Esperar es lo único que me queda. Espero, sólo espero. Voy a sepultar los números en el patiecito del taller. A ver si alguno me lo roba. ¡Que se vayan al carajo, che! Voy a despedir mi número de siete cifras. El finado Bernabé quería más a sus números que a la mayoría de las personas. “La decena del veinte es la más salidora, boludo. La quiero, boludo. Me compré cinco autos”. La llamé porque es el único número que recuerdo y exteriorizo cuando me piden una cifra de siete dígitos.
La llamé porque la característica 622 era de Villa Celina, y allí convivíamos los seres más trastornados y hermosos de La Matanza (avanza). La llamé porque al marcar (si marcar, así decíamos, ¡que me miras! Y decíamos tubo también, gil de goma) el 622, mientras el disco del teléfono giraba pesadamente, ¡Ay, qué primor! pensaba en Rosalía, en su voz al atenderme. Ella era la única que me tenía en cuenta.

La llamé porque los ocho segundos (los conté, si lo hago más rápido serán siete y el cosmos maniobrará a mi favor) que tardo en tocar los numeritos en el celular que encontré en el patiecito del taller son maravillosos. Es como el último chute, el pico que se pegó Séneca cuando dijo que es más deseable una hermosa muerte que una larga vida. La daga ya no tiene filo, rebota en mi piel curtida, cubierta de la mierda de este lugar, de los golpes, del barro de la General Paz, del off y de teléfonos que suenan en habitaciones vacías. La llamé porque quiero decirle algo en secreto (quiero ir adonde vos estas) Tengo el atajo hacia ella en la tijeringa de la Tato. La llamé porque si yo no hiciera al menos una locura por año, me volvería loco.






16 de diciembre de 2017

MANUAL DE PERDEDORES 16-12-17


FM 107.1 


Abrimos el penúltimo programa de este ciclo con un relato sobre Mar del Plata, el hombre araña y el trencito de la Plaza Colón. En Literatura de todas formas hablamos de «Un Renault 12 de otro planeta» de Sánchez Mariano. Una hábil y fresca nouvelle, una habitación de doble entrada, a la cual se puede ingresar tanto por el absurdo como por el costumbrismo de un pequeño pueblo del interior. Nos visitó la poeta, profesora y licenciada en Letras Cecilia Maugeri. Nos contó sobre su taller de escritura, técnicas y de sus libros “Malapalabra” “El Visitante/The visitor”, “Caballos” además de la antología publicada por Textos Intrusos «La máscaras de la crueldad» coordinada por Cecilia que se presentará hoy en Tano Cabrón - Teatro & Bar. En un programa colmado de automóviles sellamos con el recuerdo de Chuck Berry a propósito de los fierros y el rock and roll con “Jaguar and Thunderbird”



PODES ESCUCHAR EL CAPITULO 62


9 de diciembre de 2017

MANUAL DE PERDEDORES 09-12-17



FM 107.1 




Manual de perdedores | Sábado 9 de diciembre. 


Para quienes no pudieron escucharnos, abrimos el programa con la visita de Ali Llobet, hablamos de la antología publicada por Textos Intrusos «En Terapia, la ñata contra el vidrio» que compiló junto a Santiago Morinigo, el criterio de selección y la diversidad de autores. 
En Literatura de todas formas recorrimos la novela «Instrucciones para robar supermercados» de Haidu Kowski, además mencionamos los Jam de escritura, novedoso evento de improvisación de escritura en vivo impulsado por escritor. Recordamos en un audio «Instrucciones para subir una escalera» leído por Julio Cortazar e «Instrucciones para elegir en un picado» de Alejandro Dolina
Concluimos con un texto sobre leer y escribir y la necesidad de gastar energías en lo que odiamos y no apreciar realmente aquellas lecturas que nos atraviesan ilustrado por la canción Ala Delta para homenajear a la Virgen Maria en su día.




PODES ESCUCHAR EL CAPITULO 61

25 de noviembre de 2017

MANUAL DE PERDEDORES 25-11-17


FM 107.1 



Manual de perdedores | Sábado 25 de noviembre


Abrimos el programa con un homenaje a Juan Carlos “Taio” Haurat y una poesía sobre Malvinas. En Literatura de todas formas hablamos con el escritor Nicolás Ferraro de novelas negras, influencias, métodos y sus rituales al momento de escribir. Nicolas nos contó sobre “Dogo” y “Cruz” su flamante novela; la tradición de la novela negra y el policial argentino. Mencionamos además a escritores del género como Leonardo Oyola y Kike Ferrari y recomendaciones para cerrar con música de los Beatles y los Stones el capítulo 60 de este globo de emociones.



PODES ESCUCHAR EL CAPITULO 60

22 de noviembre de 2017

GRANDFATHER'S PILLS



Momentos que la radio me regala. Hablando en la tanda con Piti Fernández sobre mi libro. Gracias a la familia de www.deacaaaa.com.ar por dejarme ser parte de un programa maravilloso. 

#PitiConmigoMismo #albluesnosellegaporfelicidad









El poeta es aquel que es capaz de mantener la visión fresca del niño vivo...


Piti dixit:


"Cómo no vas a ser el rey del equilibrio si conociste como nadie los extremos" - Negro
"Habrá que desempolvar el disfraz de valiente y salir a tropezar" - Qué hago yo esperando un puto As?
"Poniendote una careta en el corazón, pretendes olvidar" - Me han dicho
"Mi te quiero quería levantar castillos, pero el tuyo solo sostenía un muro, tu pasión inexistente o de bolsillo, mi pasión pasado, presente y futuro" - Envuelto en soledad
"Si tu metro cincuenta y monedas, desnudos sobre el colchón, es poesía en carne viva, es esta canción" - Contra viento y marea
"A cada beso caía una estrella, cada arañazo calmaba el dolor" - Sabina y Piazzola
"Y la verdad no hay cosa peor que vivir sin pasión" - Casualidad o causalidad?




19 de noviembre de 2017

SOMOS LA LIBERTAD


Si la voz no te alcanza, usá la grafía
Si la escritura no basta, tomá los pinceles
Si tu pintura se queda corta, remontá un barrilete
Si el viento no permite tampoco un vuelo, recurrí a la imaginación
Si la mente se limita a pocas cosas, hacé el amor
Y si el amor es pequeño al lado de tu deseo, buscá el llanto o la risa
Y si otro te prohíbe expresarte, luchá
Pero nunca, jamás nunca, dejes de decir
Somos más que palabras, somos más que ideas, somos más que símbolos:

Somos la libertad.

Javi Santos




HABLAR ES BARATO



Mientras preparo el relleno de las empanadas de carne cortada al cuchillo busco canciones ochenteras de Jagger en spotify. Escucho baladas sobreproducidas, medios tiempos pop-rock de radiofórmula, y rock con sintetizadores sin gracia. Mick, ciego de vanidad, emprendía una fugaz carrera solista apoyado en los ritmos de moda, dando por sentado que la banda no era nada sin él. Oriento el horno al mínimo y le sumo algunas canciones solistas de Richards al playlist: Talk is cheap, 1988. La disparidad en modo random es notable. 
La crítica lo consideró el mejor disco "stone" de la década junto a Tattoo You. Keith dio un golpe sobre la mesa y dejó bien claro quién era el que movía las ruedas de los RS. Cicerón decía que todas las cosas fingidas caen como flores marchitas, porque ninguna simulación puede durar largo tiempo. «Locked away» se grabó hace 30 años y parece registrada anoche. Sigue sonando tan efectiva como en el ´88. Decidí oír el disco entero y si las empanadas se queman no pasa nada, siempre hay un delivery a quien llamar.







18 de noviembre de 2017

MANUAL DE PERDEDORES 18-11-17


FM 107.1 


Manual de perdedores | Sábado 18 de noviembre

Abrimos el programa con un relato sobre el show de La Cumparsita en el Teatro de Flores y Joaquin Sabina en el Luna Park. En Literatura de todas formas: Raymond Queneau y la fundación del OuLiPo, grupo de investigación literaria, que usaba conceptos de la matemática, la lógica y el ajedrez en la literatura. ¿Se puede escribir prescindiendo de una vocal? Nos visitó Andrea López y hablamos de poesía, el Indio Solari, Oscar Wilde y de su flamante libro «Furiafauna» del que leímos una poesía para cerrar con música del Fino y compañía el capítulo 59 de este globo de emociones.



PODES ESCUCHAR EL CAPITULO 59

17 de noviembre de 2017

LO NIEGO TODO


Elegante como un barco viejo desembarcó a Buenos Aires el Dylan español. Cuando juzgo que ya lo he visto casi todo, ayer nomás en una noche mágica, el juglar del asfalto revalidó que sigue vigente y fiel a sus principios. Lo entregó todo y lo negó todo (incluso la verdad). En estos tiempos es difícil no perder la capacidad de asombro. En el boulevard de los sueños rotos aprendimos aquello de «no hay secreto que el tiempo no revele»... y Joaquín lo ratificó con sus canciones (una vez más) como pez en el Luna.




13 de noviembre de 2017

MANUAL DE PERDEDORES 11-11-17



FM 107.1 




Manual de perdedores | Sábado 11 de noviembre

Abrimos con el relato «Marianne Song» en la voz de Susana Cordoba. En Literatura de todas formas una pregunta: ¿Los libros de humor son literatura? Recorrimos los libros de Gustavo Sala Carlos Ulanovsky Dr. Tangalanga entre otros. Nos visitó Sergio de Aborígenes - Cachafaz que acaban de presentar su primer EP en La Fundición bar, San Justo. Hablamos de cómo fue refundar una banda después de casi 15 años. Sergio nos entregó dos versiones acústicas de la banda para cerrar con el capítulo 58 de este globo de emociones.



PODES ESCUCHAR EL CAPITULO 58


5 de noviembre de 2017

MANUAL DE PERDEDORES 04-11-17



FM 107.1 


Manual de perdedores
 | Sábado 4 de noviembre

Abrimos con un relato, a próposito de los libros llevados al cine, acerca de Stephen King y la versión de It noventosa. En Literatura de todas formas hablamos sobre "El arte de tirarse pedos" de Perre Thomas Nicholas Hurtaut para arribar a los pedos en la literatura, recorrimos un texto temprano del siglo V AC, Los caballeros, de Aristófanes, que tiene numerosos pasajes de flatulencias. Charlamos sobre el encuentro “Poesía bajo la autopista” de Gito Minore de la que participamos. Recordamos el final de la segunda temporada de los Sopranos y la oportuna canción de los Stones para musicalizar la escena conclusiva y cerrar con el capítulo 57 de este globo de emociones.



PODES ESCUCHAR EL CAPITULO 57



30 de octubre de 2017

MANUAL DE PERDEDORES 21-10-17


FM 107.1 




Manual de perdedores | Sábado 21 de octubre

De vuelta al clásico horario de las 11 h. Abrimos con un relato acerca de cómo reacomodar la biblioteca luego de una mudanza esperada. En Literatura de todas formas hablamos sobre algunas de las vidas de Claudio María Domínguez: Odol pregunta, su relación con Frank Sinatra, la carta que le envió Francis Ford Coppola y la mesa redonda de los niños prodigio; además recomendamos su novela «La marca del deseo» y el revelador documental «Un importante preestreno», dirigido por Santiago Calori. Nos visitó Alejandro Juárez, cantante de MalaVida, que se presentó con su banda el último viernes en Espacio Cultural Casa del Pueblo (Lanús Este); charlamos sobre literatura, la niñez, sus comienzos en la música y su actualidad. Hacia el final nos regaló dos canciones de su banda para concluir con el capítulo 55 de este globo de emociones llamado Manual de perdedores.



PODES ESCUCHAR EL CAPITULO 55




16 de octubre de 2017

DE ARRIBA A ABAJO



Hace unas semanas escuché a Sebastián de Caro comentar “creo que la gran mayoría de las series de Netflix son pura trama, es como comer chocolate todos los días. Te voy a contar algo, ah, no mejor la semana que viene… ¡Ay que buena serie!”.
Conozco poco y nada del tema. La única serie que vi de punta a rabo es los Sopranos. Coincido con De Caro cuándo asevera que nadie vuelve a ver un episodio al tun tun de su serie preferida “el capítulo 4 de la temporada 2 de Breaking Bad no lo ves nunca más… sin embargo volvemos a ver el Padrino 2 decenas de veces”.

Un usuario, desde el más absoluto anonimato, se tomó el trabajo de editar el final de una temporada de los Sopranos y publicarlo en Youtube. Lo descubrí hoy buscando temas. ¡Un golazo! Reconozco las expresiones de los actores. No recuerdo con claridad que pasó en ese capítulo, pero si puedo recordar muy bien la emoción que me produjo.

El musicalizador estuvo afiladísimo. Thru and thru, una balada canturreada por Richards, su lento de Voodoo Lounge, el disco que trajo a los Stones por primera vez a la Argentina, sella la segunda temporada. La guitarra en sol abierto, la voz quebrada de Keith y el bombo de Charlie Watts encajan en cada fotograma mientras el travelling enfoca en plano detalle las caras de una familia mafiosa, sencilla, implacable en sus ritos y cuentas que brinda y sonríe - vaya a saber uno porque - y se reedita en mi memoria emotiva un momento de felicidad de cuatro minutos. Sergeym90, donde quieras que estés: ¡Muchas Gracias! 





14 de octubre de 2017

MANUAL DE PERDEDORES 14-10-17


FM 107.1 



Manual de perdedores | Sábado 14 de octubre

Literatura, erotismo y fútbol en la tarde de sábado. Abrimos el programa con un relato sobre el recuerdo de una fotografía y un homenaje a todas las madres. Hablamos sobre «Amor invertido» de Fernanda García Lao y Guillermo Saccomanno una novela escrita “a cuatro manos” a partir de un intercambio de mails que se convirtió en libro. Además de un recorrido sobre el comics y la tradición de la historieta. Guille nos trajo «Puro Fútbol» un libro como excusa para recorrer la vida del gran Roberto Fontanarrosa. Una mención al The Josua Tree Tour 2017  de U2 para concluir con el capítulo 54 de este globo de emociones.



PODES ESCUCHAR EL CAPITULO 54